Recetas

Bizcocho de pistachos y violetas. Receta

Este bizcocho de pistachos y violetas no solo tiene un nombre que embelesa, ¡está buenísimo! La combinación de sabores enamora a todo aquel que lo prueba. Lo he preparado en varias ocasiones y siempre ha sido un éxito. Os transmito la receta para que lo podáis disfrutar todos. La preparación no es complicada pero requiere un poco de tiempo. Haceros con todos los ingredientes, reservar un par de horas y a por él. Pasaréis un rato divertido en la cocina y el resultado merece la pena.

Ingredientes

Para el bizcocho:

  • 2 tazas de té de harina de trigo
  • 2 tazas de azúcar
  • 1 taza de mantequilla
  • 1 taza de leche
  • 2 cucharaditas de levadura química
  • 3 huevos
  • 2 tazas de pistachos sin cáscara
  • La ralladura de una naranja (lavar bien y secar la naranja, utilizar un rallador como para el queso y evitar llegar a la fibra blanca porque amargaría el bizcocho)
  • 1 vaina de vainilla
  • ½ puñado de caramelos de violeta

Para la cobertura: 

  • 1 tableta de chocolate blanco
  • Caramelos de violeta

Modo de preparación

1. Machacar los pistachos en el mortero junto con las semillas de la vainilla. No tirar la vaina, si se incorpora a un tarro de azúcar se puede obtener un fantástico azúcar-avainillado.

2. Usar también el mortero para machacar los caramelos de violetas.

3. Con las varillas, batir las tres cuartas partes de la mantequilla con el azúcar hasta conseguir una mezcla ligera. Incorporar una a una las yemas de huevo. Batir más y añadir poco a poco la harina, la levadura y después la leche, para que resulte una mezcla homogénea.

4. Montar las claras a punto de nieve fuerte y envolverlas en la masa anterior.

5. Añadir la piel de naranja rallada, los pistachos y los caramelos majados.

6. Precalentar el horno. Untar con mantequilla el molde y enharinar ligeramente. Verter la mezcla y hornear a 175 ºC durante unos 30 o 40 minutos. Dejar enfriar.

7. Trocear la tableta de chocolate blanco y fundir al baño maría con la mantequilla restante. Cubrir el bizcocho y decorar con algunas violetas.

Comentario dietético

Este bizcocho es muy energético, el desayuno es el mejor momento para tomarlo, empezaremos el día con una “dulce tentación” y mucha energía. Idóneo para los niños y personas inapetentes, y una gran idea si lo sustituimos por cualquier tipo de bollería o pastelería industrial. La mezcla con pistachos hace más nutritivo e interesante el bizcocho desde el punto de vista nutricional. Es obvio que al tratarse de un alimento energético, el consejo es comerlo con moderación, en su justa cantidad, y en ocasiones más especiales.