Recetas

Cocina Internacional: POLLO TANDOORI, el arte indio de combinar las especias

¿Dispuestos a sentiros marajás por un día? Cocinando el pollo de esta forma, una de las recetas más tradicionales y reconocidas de la India, no os va a resultar muy difícil. Es tan simple como hornear el pollo a alta temperatura, tras ser marinado con yogur y una mezcla de especias. De lo demás se encargarán vuestros sentidos, toda una explosión de color, olor y sabor.
Su nombre se debe al horno indio Tandoor, uno de los métodos de cocina típicos de la región del norte del país. Es un horno de forma cilíndrica que se calienta con carbón vegetal y de donde salen platos tan conocidos como este pollo tandoori y diversas clases de panes. 
Soy una enamorada de las especias, así que no hace falta que os diga lo mucho que me gustó la receta. Si sois de los míos, no os defraudará. Es un plato exquisitamente sabroso. Vamos allá.

Ingredientes (4 personas)
– Pollo: un cuarto de pollo por persona sin piel ni grasa
– Adobo: 2 yogures naturales, 8 dientes de ajo machacados, 6 cucharadas de zumo de limón, 75 gramos de almendra molida, 1 cucharada de azúcar moreno, 2 guindillas sin semillas, 6 clavos de olor, una cucharadita de cominos, una cucharadita de jengibre molido, una cucharadita de cardamomo molido, 1 cucharadita de cúrcuma, una pizca de sal.
  • Para este adobo he seguido una receta tradicional. Si en casa no disponéis de la mayoría de estas especias, en algunos supermercados grandes y tiendas especializadas comercializan la mezcla ya preparada, conocida como Tandoori masala. Se usaría una cucharada de la mezcla de especias junto con el resto de ingredientes (yogur, ajo, zumo de limón, almendra y sal).

 

Modo de preparación
– Hacer unos cortes profundos en el pollo y ponerlo en una fuente honda.
Preparar el adobo: poner un yogur en la batidora, añadir el resto de ingredientes y batir hasta obtener un puré ligerito. Añadir el yogur restante y remover sin batir.
Untar el pollo con este adobo, cubrirlo con papel de aluminio y ponerlo en la nevera durante 24 horas
– Calentar el horno a 180 ͦC, destapar el pollo e introducirlo en él durante 2 horas aproximadamente.
– Una vez cocido, si vemos que la salsa ha quedado demasiado líquida, la ponemos a reducir en un cazo durante 5-10 minutos.
Verter la salsa por encima del pollo y servir.

Acompañamiento: puede servirse con arroz hervido, aros de cebolla, láminas de berenjena a la plancha, etc.

Comentario dietético
Se trata de un plato protagonizado por el pollo, una carne de ave que nos aporta proteínas de gran calidad y muy poquita grasa. Además, en la receta se retiran la piel y las partes grasas del pollo antes del cocinado. El pollo destaca también por su contenido en ácido fólico y niacina (vitamina B3),  ideales para el correcto funcionamiento cerebral. Asimismo, posee elevadas cantidades de hierro, zinc, fósforo y potasio, minerales esenciales para cualquier individuo y más aún para los amantes de la actividad física.
El adobo incorpora yogur, un alimento de alto valor nutricional. Añade más proteínas, fósforo y potasio al plato, e incorpora una fuente importante de calcio. Su contenido en microorganismos fortalece además nuestra salud intestinal.
Y no nos podemos olvidar de los pequeños tesoros de la cocina, las especias. ¡Un plato cargado de ellas! Permiten romper con el sabor cotidiano del pollo asado, que puede llegar a resultarnos repetitivo y cansador. Un mundo de aromas, sabores y olores por descubrir. Cuentan también con propiedades muy interesantes para la salud. El comino, el jengibre y el cardamomo ayudan a mejorar la digestión. La cúrcuma (el colorante del plato) es muy conocida por sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, mejora la circulación de la sangre y ayuda a que el hígado funcione correctamente.