Recetas

Ensalada de arroz integral y trío de pimientos con vinagreta de vainilla #Ponunaensalada

 

Arroz integral y trio de pimientos, así de sencilla es esta ensalada que os propongo. Pero ya sabéis que me gusta animaros a elegir platos sanos y fáciles a los que dar un toque diferente y esta vez lo vamos a conseguir con una vinagreta de vainilla, toque dulzón y aromático muy sabroso. Quedaros con la idea porque esta vinagreta también acompaña fenomenal a pescados ahumados y mariscos. Además, es una ensalada blanca, roja, verde y amarilla. Los colores del plato despiertan nuestros sentidos y la vinagreta nuestra curiosidad… vamos allá con la receta. 


Ingredientes para 4 raciones

Para la vinagreta:

  • El zumo de un limón
  • 1 cucharada sopera de miel 
  • 1 vaina de vainilla 
  • 3 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra, si tenéis un aceite arbequina decantaros por él

Para la ensalada:

  • 250 g de arroz integral
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento amarillo
  • Pizca de sal y de pimienta negra molida.

 

Modo de preparación: 
 
NOTA: Esta ensalada se puede servir tanto tibia como fría. Hay que consideraar el tiempo de enfriado previo que necesita, tanto la vinagreta, como el arroz integral.

Para la vinagreta:

  • Calentamos en un cazo el zumo de limón y la miel, mantenemos a fuego bajo 1 minuto.
  • Abrimos la vaina de vainilla a lo largo con un cuchillo, extraemos las semillas y las incorporamos al cazo junto con la rama. Mantenemos en el fuego 30 seg. Dejamos enfriar.
  • Cuando la vayamos a servir, retiramos la rama de vainilla y añadimos el aceite batiendo con varillas.

Para la ensalada:

  • Colocamos el arroz integral en un colador y lo lavamos bajo el chorro de agua fría durante unos 30 seg.
  • En una cacerola ponemos a hervir dos medidas y media de agua para una medida de arroz. Vertemos el arroz sobre el agua hirviendo y dejamos cocer a fuego medio durante aproximadamente 35 min. La cocción del arroz integral es más larga que la del normal, tenemos que ir controlando el proceso y añadiendo más agua si fuera necesario hasta que esté tierno. Una vez cocido lo dejamos reposar fuera del fuego, tapado durante 5-10 min.Dejamos el arroz enfriar hasta que esté tibio.
  • Mientras tanto, lavamos y secamos bien los pimientos. Los partimos por la mitad, retiramos las semillas y los cortamos en tiras.
  • Colocamos el arroz en una ensaladera junto con los pimientos, emplatando al gusto. Aliñamos con la vinagreta de vainilla. Yo he decorado con unos brotes de rábano. 

¡Solo nos queda disfrutar! 

NOTA: Convierte esta ensalada en un plato más especial todavía jugando con las texturas: ¿qué te parece si uno de los tres pimientos lo incorporamos a la ensalada en tempura?

 

La diferencia de colores, el dulzor y los nutrientes

Los pimientos son un alimento con un elevado contenido en agua y, por tanto, muy pobres en energía. Aportan alrededor de 25 kcal por cada 100 gramos, apenas tienen grasas y también proporcionan escasas proteínas, pero son una fuente importante de vitaminas y minerales, además de contener carbohidratos y fibra. La vitamina C y el betacaroteno, precursor en nuestro organismo de la vitamina A, son dos de los nutrientes más destacados en el pimiento.

Verdes, rojos, amarillos o naranjas, pertenecen todos a una planta de igual especie: Capsicum annuum. Pero cada color aporta un valor nutricional algo particular y, por supuesto, también tienen matices diferentes en su sabor. El color, sabor y contenido en ciertos nutrientes varían fundamentalmente por el tiempo de la siembra y la madurez del pimiento.

Los verdes son los que menor grado de madurez alcanzan, por tanto no son tan dulces y tienen un sabor ligeramente amargo. Los rojos, más maduros, pasan a adquirir una coloración rojiza que les da más dulzor y una concentración de vitamina C y de betacaroteno que supera a la de los verdes y amarillos. Los pimientos amarillos son los que menos vitamina C aportan y su contenido en betacaroteno es superior al de los verdes pero sin alcanzar al de los rojos. 

Tenemos que comer en colores, porque resulta atractivo y porque nos permite enriquecernos de los diferentes pigmentos fitoquímicos presentes en verduras y frutas. Pigmentos que están tan de moda por ser antioxidantes (entre otras cosas) y que tienen nombres que nos resultan muy complejos: luteína, betacaroteno, antocianina, alicina… Todo esto puesto en un código de colores resulta más fácil y divertido, ¿no os parece?

¡Hata pronto!

 

Con esta ensalada participo en la campaña #Ponunaensalada en tu verano 2015 que organiza Sugg-r and some Salt