Gastronomía

Gastronomía húngara. Budapest, mucho más que gulash

Mercado Central de Budapest
Budapest es una ciudad con un encanto especial, un lugar para perderse entre sus rincones, creo que bien merecido tiene que la conozcamos como “La Perla del Danubio”
Tuve la suerte de pasar toda la semana pasada en la ciudad, en un curso sobre Digestiones Alimentarias y Salud Humana. Como os podéis imaginar no me perdí su gastronomía. Un viaje de sensaciones, de emociones y de sabores. 
Pero, ¿a qué sabe Budapest? Seguro que si os pregunto por los platos o ingredientes típicos de la comida húngara, la mayoría de vosotros respondéis “gulash” y/o “paprika”. Y no os equivocáis, son seguramente los más conocidos representantes de la gastronomía húngara. Pero no son los únicos

Los ingredientes base son la cebolla, la paprika (nuestro pimentón), la harina, la grasa de cerdo y los productos lácteos de vaca o cabra, como el requesón, la crema agria (tejfol), el yogur o el kéfir. La mayoría de los platos principales están preparados de carne de vaca, cerdo, pollo u oca, y la pasta y verduras también están muy presentes: col, zanahoria, apio, champiñón, judías, guisantes, pimiento verde y patatas en varias formas.

 

 

Platos de la gastronomía húngara
Gulash
Es sin duda el plato estrella de la gastronomía húngara. El gulash puede ser gulyás leves o simplemente gulyás. El primero se refiere a la sopa de gulash (leves es sopa en húngaro) y el segundo al guiso que, sin ser una sopa, resulta bastante caldoso. Se prepara con carne de vaca, cebolla, tomate, paprika, comino y se suele acompañar de patatas o de una pasta de huevo en forma de grano muy típica en la cocina húngara, el tarhonya. Una variante muy parecida es el Pörkölt , estofado de carne muy similar al gulash pero que tiene menos jugo y se caracteriza por tener más cebolla.

Pollo a la paprika 

Pollo guisado con cebolla y paprika, servido con crema agria y una guarnición de patata o de algún tipo de pasta como el csipetke (pellizco) en Hungría, hecha también de harina y huevo.

 

 

Töltött Káposzta

Hoja de repollo rellena de carne picada con arroz y por supuesto con paprika. Se acompaña de chucrut y se sirve con crema agria para suavizar el sabor. 

Lángos
Es un pan frito que se suele servir con ajo, crema agria y queso. Típica comida de los puestos de comida rápida en la calle y ferias. Hoy en día la masa se ofrece a los turistas con muchísimas variedades de rellenos tanto salados como dulces. 
Pogacsa
Pequeños panes salados, normalmente redondos, hechos con diferentes ingredientes como quesos, patata, paprika, cebolla, ajo y/o con diversas semillas como las de sésamo, girasol o amapola. Son el aperitivo más común, se encuentran por todos lados y son un snack muy bueno. 
Hora del postre
Kürtöskalács
Un dulce muy típico, su forma de chimenea da origen a su nombre en húngaro kürtöskalács (torta de chimenea o estufa). Consiste en una pasta hecha a base de levadura fresca, aceite de girasol y agua, envuelta alrededor de un cilindro de madera en forma de rulo o cilindro. Se cuece a la brasa y al final se le añade una ligerísima capa de aceite de girasol y se espolvorea con azúcar. Tiene un exquisito sabor y aroma a caramelo. Hoy en día hay muchas variedades elaboradas con canela, almendra, vainilla, amapola, chocolate, etc. 
 
Mákos rétes
Los rétes son pasteles de hojaldre o strudels rellenos con requesón, manzana, cerezas, ciruelas o guindas. El Mákos rétes está relleno de amapola y es muy típico y popular en Hungría. Las semillas de amapola son muy utilizadas en la cocina de Hungría y Europa del Este.
 Palacsinta
Son una especie de crepes muy delgados que pueden ser rellenados tanto con ingredientes dulces como salados. Las más típicas se rellenan de mermelada o de queso cottage. El gundel palacsinta, relleno de crema de nueces y salsa de chocolate, es uno de los más ofrecidos a los turistas. 
¿Y para beber?
Los vinos húngaros no se quedan atrás. Aunque no son muy conocidos, en Hungría hay 22 regiones vitivinícolas y los vinos son bastante buenos. La pálinka, aguardiente típico de Hungría, es más aclamada por los turistas. Lo hacen con distintos sabores a frutas y tiene una alta graduación alcohólica, ¡unos 37,5 grados!

 

 ¡Buen provecho! Si visitáis Budapest recordad que es mucho más que gulash y mucho más que paprika.
Jó étvágyat!!