Recetas

Quiche de salmón, espinacas y tomate seco

 
¿Tienes que preparar una comida y no sabes cómo sorprender a tus invitados? Una quiche te saca del apuro en un momento, hacerla es muy sencillo y seguro que nadie se queja.

Esta clásica receta de gastronomía tiene su origen en Francia. Seguro que os suena su dueña, Dña. Quiche Lorraine. La Quiche apareció por primera vez en el año 1600 y la deformación de su vocablo en origen, del dialecto lorenés Küchen al alemán Kuchen, que quiere decir pastel, originó esta masa con ingredientes salados que tiene infinidad de variantes. Todas las quiches comparten sus ingredientes básicos e indispensables: la masa quebrada o pasta brisa, los huevos y la nata; pero puedes añadirle cualquier verdura, carne, pescado, queso, etc. y hacer tu versión, con tus ingredientes favoritos y la combinación que te apetezca.

A mí me encanta el salmón fresco y soy una incondicional de las verduras, os propongo esta quiche: salmón fresco, espinacas y tomate seco, con láminas de queso brie sobre la superficie.

¿Qué tal suena? La preparé hace una semana y la llevé al trabajo…Mmmmmm ¡ningún compañero se quejó!

Ingredientes (quiche de unas 8 raciones)

Un paquete de masa brisa (se ahorra mucho tiempo si se compra ya preparada, la podéis encontrar en la sección de refrigerados de la mayoría de supermercados)

200 g de salmón fresco sin espinas

200 g de espinacas

8 tomates secos conservados en aceite

200 ml de nata líquida

50 ml de leche

4 huevos

80 g de queso Brie

Sal, pimienta, eneldo y nuez moscada

Modo de preparación

1- La masa. Extiende la masa sobre un molde previamente engrasado. Sigue las instrucciones del fabricante, algunos recomiendan extenderla directamente, sin retirar el papel que la cubre, en cuyo caso no hace falta engrasar el molde elegido. Yo usé la de la La Cocinera e indicaba lo que os digo. Pincha la masa con el tenedor y hornéala a 180ºC unos 8-10 minutos, hasta que la veas dorada.

2-El interior. Pon las espinacas en el microondas un par de minutos o en una cazuela sin agua. El objetivo es cocerlas ligeramente pero sin que tomen agua. Bate los huevos, añade la leche y la nata, el salmón troceado, las espinacas bien escurridas y los tomates cortados en tiras. Salpimenta y añade nuez moscada y eneldo (si es fresco mucho mejor si no puedes utilizarlo seco). Las especias le dan el “puntillo” de sabor pero, si no las tienes accesibles o no te gustan, por supuesto que puedes prescindir de ellas.

3-Rellena y hornea. Pon la mezcla sobre la masa precocinada. Coloca láminas de queso Brie por encima y hornea 180ºC unos 30 minutos. Cuando pinches con el agua y salga limpia estará lista.

Comentario Dietético  

Una quiche es un “bocado contundente”. Si atendemos a su masa de harina, mantequilla y huevo; al relleno de huevos y nata… estamos ante un plato bastante calórico. Como siempre os digo, esto lo debemos valorar en el cómputo global de nuestra dieta, no excedernos con el tamaño de la porción ni abusar en la frecuencia de su consumo. Las personas con hipercolesterolemia deben controlar esta receta más, ellas ya saben que los ingredientes grasos de la leche (mantequilla, nata, quesos grasos, leche entera) y los huevos en exceso no les convienen.

Destaco esta receta porque me parece un comodín fantástico para “esconder” el pescado y las verduras a los que rechazáis estos alimentos, a los niños y a los no tan niños. Tomad nota porque las malas caras y el “no me gusta” ya no es excusa.

Bon appetit!

Os espero por el Blog